Si eres joven, quieres vivir en la ciudad, ¿no es verdad? Preguntamos a jóvenes alemanes y recibimos respuestas sorprendentes.

Emocionante vida en la ciudad
Crecí en un pueblo cerca de Fráncfort. Pero sólo puedo imaginar una vida interesante en la gran ciudad. Mi año en el extranjero en Shangai después de la escuela secundaria y la experiencia de poder hacer casi todo lo que quieras en una gran ciudad fue algo particularmente instructivo. No hay posibilidad de aburrirse en la gran ciudad; siempre hay barrios o lugares para explorar. Berlín en particular ofrece a estudiantes la combinación ideal de buena vida nocturna y cultura. En el campo, tendrías que trasladarte durante horas.

Distancias cortas
Me gusta vivir en el centro de la ciudad: puedo llegar a casi todo lo que necesito a pie y en bicicleta: supermercados y correos, estaciones de tren y autobús, médicos y fisioterapeutas, restaurantes y bares. Afortunadamente, mi alquiler sigue siendo pagable y en nuestra calle también se vive relativamente tranquilo. Pero por supuesto: la búsqueda de una plaza de aparcamiento es molesta, y hace poco mi coche fue remolcado. Sin embargo, estoy feliz de haberme mudado a la ciudad desde mi pueblo.

Proximidad práctica a la universidad
La proximidad a la universidad y al centro de la ciudad es una inmensa ventaja. Y los apartamentos en Kaiserslautern son económicos - también para estudiantes.

Contacto cercano con la naturaleza
Es genial crecer en el campo. Así es como yo al menos lo viví. Es tranquilo, todo el mundo se conoce, todos se ayudan mutuamente. Cuando éramos niños, mi hermano y yo podíamos salir a jugar sin problemas a la calle. Me gusta el contacto cercano con la naturaleza, también con los animales. Y nosotros sabemos que las verduras no crecen en el supermercado. Mis abuelos eran granjeros y todavía tienen una huerta para abastecimiento propio. Sin embargo, siempre he ansiado la vida el ambiente variado y abierto de una ciudad. Por eso prefiero vivir allí a largo plazo. Por todas las posibilidades y ofertas, y también por un poco más de anonimato.

Ciudades, caras y llenas de gente
Prefiero vivir en el campo que en la ciudad porque es más tranquilo. Las compras también son mucho más agradables aquí; las tiendas ofrecen de todo y en la ciudad son más caras. La proximidad a la familia, amigos y clubes deportivos también es importante para mí.

Animada comunidad local
La calidad de vida es mejor en el campo. Me gusta el ambiente con menos estrés, la naturaleza y la animada comunidad local, en la que los habitantes se conocen y respetan mutuamente. Mi familia y la mayoría de mis amigos también viven en el campo. Aunque en Darmstadt hay una mejor oferta cultural y culinaria, falta vivienda asequible para estudiantes.